Metanoia

Custodit Dominus omnia ossa eorum
unum ex his non conteretur
-Psalmi 33:21

He atravesado la eléctrica noche de la metrópolis.
Años que parecieron décadas.
Décadas que parecieron siglos.
Siglos perdido en el templado laberinto de la modernidad.
Mi cerebro se cortocircuitaba con las lascivas caricias de la Circe cyborg y su bebedizo binario.
Ignorante de la realidad, los cantos de las sirenas de sílice levantaban una espesa niebla sobre mis ojos.
Pero algo dentro de mi detonó.
No sé cuándo, no sé dónde, no sé por qué.
Pero sé bien cómo sucedió.
El fuego en mi interior nunca se apagó completamente, nunca dejó de fluir.
Mi fragmento de divinidad se iba estructurando.
Libro a libro, dato a dato, laceración tras laceración.
Ni siquiera yo lo sabía, pero una potencia vital se extendía por todo mi ser.
Los demonios de la modernidad, ignorantes, seguían punzando mi cuerpo y mente.
No sabían que su dolor era lo que precisaba para zafarme de sus garras.
Llegó el momento: Ellos pensaban que sería un golpe de gracia.
Mas fue mi renacer.
Me arrodillé, no capitulando ante ellos sino obedeciendo al Verbo.
Dejé atrás un pasado sin sentido.
Y caminé de Su mano hacia mi destino con el corazón bien alto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s